• Latest News

    miércoles, 15 de enero de 2014

    Cover me


    Estrategia a gritos (Foto vía www.lanacion.com.ar)


    Un sistema olvidado que vuelve a dar sus frutos. El “Cholo” Simeone ha devuelto a las retinas del futbolero el 4-4-2 bien amarradito y dispuesto a salir al contraataque al más puro “estilo Aragonés”. El argentino debe ser de los que, como yo, nunca olvida de dónde viene. Y él, más que nadie, sabe que ese sistema le dio un doblete, el doblete. Se adaptará en determinados momentos y podrán dibujarlo como un 4-5-1, un 4-3-1-2 o incluso un 4-2-2-2, pero, cuando observo el posicionamiento defensivo, veo esa doble muralla que hace muy difícil penetrar a los rivales.

    Las coberturas en el fútbol son como los “sprays milagrosos” de sus utilleros: indispensables. Todo el mundo coincide al hablar de este Atlético “cholista” como un muro infranqueable que derrocha intensidad y, por qué no decirlo, fuerza hasta los distintos límites que a cada colegiado se le antoja. Dos laterales profundos como se requiere para cualquier franquicia que quiera sorprender, ensanchar el campo e imprimirle velocidad al juego en determinado momento.

    4-4-2 de toda la vida (vía marca.com)
    Pero la profundidad de los carrileros tiene su precio. El desbarajuste defensivo que puede acarrear una pérdida de pelota o posición de uno de los dos puede derribar ese muro de un solo plumazo. Y ahí es donde entran las famosas coberturas. Como antaño acuñó Jorge Valdano, “el fútbol se compone de sociedades”, decía. Debe existir una total compenetración entre el jugador que sube al ataque y el que debe cubrir el hueco que deja. Es la diferencia entre un equipo fuerte y otro a merced del golpeo contrario.

    Aquí ha encontrado Simeone grandes jugadores dispuestos a sacrificarse por el bien del equipo: Gabi y Thiago (éste, por el continuo estado de lesión de Mario Suárez). Ellos son los llamados, a priori, a cubrir esos huecos que dejan Juanfran y Filipe Luis cuando corren cal arriba. Ojo, no nos engañemos. No solo ellos tienen esa delicada responsabilidad. Koke, Arda e incluso el Villa “actual” han demostrado que el bien del equipo está por encima de egos y se les puede ver tapando un centro o evitando un córner. Ésa es la “marca Simeone”.

    Día de partido en el Calderón (gif vía merianmi.wordpress.com)
    Las bandas bien cubiertas por las duplas Juanfran – Kobe y Luis Filipe – Arda. Un centro del campo amurallado al que no dudan en acercarse los ocupantes de esas bandas  para la “falta técnica”. Todo ello sin olvidar que, parte del trabajo, ya lo hacen Villa y Diego Costa dando la noche al central de turno a la hora de sacar la pelota. Un reloj de arena convertido en maquinaria suiza. Pero una buena puesta en práctica del “sube que ya tapo yo” necesita de una excelente preparación física. El “profe Ortega” se ha encargado de esto y a fe que lo está consiguiendo. Al menos, de momento. Tal vez la Champions pueda pasarle factura pero, hoy día, atisbos de esto, pocos o ninguno. Un buen sistema de coberturas da aire a los jugadores. Economiza esfuerzos. Indispensable. 

    Pero las coberturas rutinarias o repetidas en exceso siempre pueden traer disgustos y de ahí que vuelva a la idea inicial: el sistema. Más que coberturas, el Atlético recurre a una lógica del balompié: juntar líneas. Sin espacios, el balón da igual. Con coberturas continuas, como dijo "aquél", alguna pueda pasar. ¿Si es determinante esas "covers" para ser colíder? El que suscribe ve mucho más importante esas dos líneas de caballería e infantería bien apretadas y dispuestas a salir al galope.Y los jugadores lo saben.

    @disparatedeJavi


    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Cover me Rating: 5 Reviewed By: Javier F
    Scroll to Top