• Latest News

    viernes, 16 de enero de 2015

    ¡No estaba muerto, no!, ¡estaba esperando la Copa!


    
    Fernando Torres celebrando un gol. Foto vía: www.marca.com

    Desde que se comenzara a rumorear su vuelta el pasado verano, la afición colchonera ardía en deseos de que la figura de su ídolo, del hijo pródigo, volviera a campar por las praderas del Vicente Calderón.

    Desafortunadamente, ese sueño no se hizo realidad, y en junio Torres aterrizaba en Milán en lugar de hacerlo en Madrid. Pero todos sabemos que la Navidad es una época de magia, y precisamente así, como por arte de magia y en una operación a tres bandas, Cerezo y Caminero, empujados por el Cholo y su cuerpo técnico, harían a la afición del Atlético un regalo que jamás olvidarán.

    ¡Ya estaba aquí!, ¡El Niño había vuelto! Más de cuarenta mil personas llenaron el Calderón para darle la bienvenida. En ocasiones así, nos damos cuenta de lo que significa el Atlético de Madrid, y eso mismo debió pensar Torres cuando saludaba aquellas gradas repletas de aficionados coreando al unísono su nombre.

    Desde el primer momento, Fernando Torres sabía que este no era el equipo del que se marchó. Ahora era un auténtico EQUIPAZO, y con un líder claro y destacado, el Cholo Simeone. Y precisamente, fue él, el Cholo, el principal culpable de su vuelta. El argentino sabía que Torres supondría una nueva ilusión para la afición, que daría otras variantes al juego del equipo, pero sobre todo, aportaría ese punto de experiencia en partidos grandes.

    Sin embargo, la vuelta de Torres no estaba siendo tan idílica como parecía. Las dudas y las opiniones negativas acerca de su fichaje llovían desde todos los dados.

    Muchos decían que estaba acabado, que venía a retirarse, que jugaría los minutos de la basura, en definitiva, que estaba muerto deportivamente. ¡Y NO!, ¡NO ESTABAMUERTO, NO!, ¡ESTABA ESPERANDO LA COPA!

    Con sus dos goles en el Bernabéu, “El Niño”, ¡qué digo el niño!, ¡El HOMBRE!, calló muchas bocas, entre ellas las más de ochenta mil que ocupaban los asientos del coliseo blanco.

    Ha quedado claro que Fernando Torres ha venido a dar guerra y a marcar goles. El Cholo sabía muy bien lo que hacía con traerlo de vuelta.

    Fernando Torres está en una segunda juventud deportiva, y en un ambiente y en un contexto inigualables. En su hogar, en el club que lo vio nacer, y bajo el apoyo de su hinchada, Torres promete dar muchas alegrías en la ribera del Manzanares.
    • Blogger Comments
    • Facebook Comments
    Item Reviewed: ¡No estaba muerto, no!, ¡estaba esperando la Copa! Rating: 5 Reviewed By: Carlos Garrido
    Scroll to Top