“Te daré un consejo Brian Clough. No importa lo bueno o inteligente que creas que eres, o cuántos amigos hagas en la tele. La realidad de la vida en el fútbol es esta: el presidente es el jefe, luego vienen los directivos, luego el secretario, después los hinchas, a continuación los jugadores, y finalmente, el último de todos, al final del montón, en los más bajo de lo bajo, viene aquel del que se puede prescindir: el puto entrenador” 
                                                                   Fragmento de la película “The Damned United 
 
Aunque cada vez es mas aceptada la idea de que el papel del entrenador es tan importante dentro del equipo como el de los propios futbolistas, pocos son los hombres que han conseguido convertirse por su trabajo en un banquillo. Cualquier persona que haya tenido una mínima relación con el mundo del fútbol tiene una mínima idea de quienes son Pelé, Maradona, Cruyff, Beckenbauer, Di Stéfano,…. Pero solo los que amamos mas este deporte hemos oído hablar de los Helenio Herrera, Miguel Muñoz, Bill Shankly, Arrigo Sacchi,….Y del protagonista de nuestro artículo Brian Clough, un hombre poco conocido para el público mayoritario en nuestro país, pero que dejó su huella en la historia del fútbol inglés con gestas que serán irrepetibles en este deporte. 
Antes de comenzar su leyenda en los banquillos, Brian Clough tuvo una carrera bastante destacada como delantero del Middlesbrough en la Segunda División inglesa. Su media de casi un gol por partido le permitió ser internacional con Inglaterra en dos ocasiones a pesar de no jugar en la máxima categoría del fútbol inglés. Ante tales números, el Sunderland decidió hacerse con sus servicios tras pagar 42.000 libras. Tras una primera temporada excepcional en el Sunderland donde logró 34 dianas, la segunda temporada de Brian daba signos de ser todavía mejor, pero la carrera del joven delantero inglés se vio truncada cuando, en un partido frente al Bury, sufrió una lesión en el ligamento cruzado anterior que le obligo a estar dos años fuera de los terrenos de juego. Durante ese tiempo el Sunderland logró el ascenso a Primera, y Clough pudo por fin debutar en la categoría reina donde solo pudo jugar tres partidos y anotar un gol antes de anunciar su retirada al ver que ya no podía competir al máximo nivel por las secuelas de la lesión.     
Pero Clough no estuvo mucho tiempo alejado del fútbol, y un año después de su retirada comenzó su exitosa carrera como entrenador en el Hartlepool United, de la Cuarta División y en donde coincidió con su antiguo compañero del Middlesbrough, Peter Taylor, el cual se convirtió en su ayudante. La etapa de ambos en el Hartlepool fue mas bien discreta y debido a la mala relación con el presidente, Clough y Taylor pusieron rumbo al Derby County el cual deambulaba sin pena ni gloria por la Segunda División. En su primera temporada el tándem Clough-Taylor solo lograron salvarse del descenso por los pelos, pero al año siguiente, con la base del equipo ya creada, el buen ojo de Taylor a la hora de descubrir y fichar buenos jugadores, y la capacidad de Clough de motivar y sacar lo mejor de sus jugadores, el Derby County logró el ascenso a Primera. 
El regreso a la Primera División del County fue sobresaliente al lograr alcanzar una meritoria cuarta plaza. Tras un pequeño bajón en su segunda temporada en la élite, donde el Derby quedó noveno, todo hacía presagiar que el equipo de Clough iba a volver poco a poco a sus habituales posiciones de mitad baja de la tabla peleando por no bajar. Sin embargo, ese presagio no podía estar mas equivocado y el Derby logró proclamarse campeón de Liga en la temporada 71-72 en un insólito final de campeonato. En una situación que hoy en día no podría darse, el Derby County llegó a la última jornada líder y con todos los partidos disputados. Los de Clough necesitaban una carambola y es que si el Liverpool ganaba al Arsenal, o el Leeds puntuaba ante el Wolverhampton, el Derby se quedaría sin título. A pesar de lo imposible que parecía que el Derby se llevase la Liga, los jugadores y Peter Taylor se fueron a celebrar la buena temporada realizada a Cala Millor, en Mallorca, mientras que nuestro Brian Clough se fue a las Islas Sorlingas con su familia. Mientras la plantilla y el cuerpo técnico del Derby disfrutaban de su merecido descanso, en tierras británicas se daba la casi imposible combinación que daba el título al County y es que el Liverpool no pudo pasar del empate en Highbury mientras que el Ledds caía por 2-1.  
 
A pesar de lograr el mayor éxito de la historia del club (donde aparte de ganar la Liga, el Derby llegó a las semifinales de la Copa de Europa donde cayeron ante la Juventus en un polémico partido), la relación de Clough con la directiva se fue deteriorando con el paso de los años debido a la forma que tenía de Brian de llevar las cosas. Clough tenía la fea costumbre de fichar jugadores a espaldas del presidente, el cual se tenía que encontrar con que tenía que pagar traspasos millonarios de los que el no tenía idea de donde, como y cuando se habían negociado. Tampoco fue de buen agrado la actitud egocéntrica de Clough, que se llegó a negar a realizar una gira por Europa porque su familia no podía viajar con él o que crítico a su propia afición por no animar lo suficiente. “Sólo empezaron a cantar al final, cuando ya íbamos ganando por un gol. Quiero oírlos cuando estemos perdiendo. Son vergonzosos”. La relación de Clough y Taylor con el presidente estaba destruida, y mientras el dueño del club buscaba apoyos en la junta para cesarlos, el técnico y su ayudante dimitieron para firma con el Brighton & Hove Albion de la Tercera División. 
El Brighton quería que Clough y Taylor hiciesen con el equipo lo mismo que lograron con el County. Tras una temporada muy discreta donde el equipo quedó 19º, Clough decidió abandonar el club para firmar con el Leeds United, el actual campeón de Liga. Sin embargo, Clough tuvo que hacer frente a este reto sin la ayuda de Peter Taylor, el cual decidió ser fiel al Brighton y cumplir su contrato. La etapa de Clough en el Leeds es muy recordada por los aficionados, y no por sus títulos, sino porque el técnico solo estuvo 44 días. 
Clough tenía el difícil reto de hacer olvidar Don Revie, una institución en el Leeds que había aceptado el cargo de seleccionador nacional. El propio Brian se complicó mucho las cosas cuando en su primer entrenamiento le soltó a sus nuevos jugadores esta frase: “Hasta donde yo sé, podéis tirar todas esas medallas que habéis ganado estos años a la basura, ya que las ganasteis todas robando“, y es que Clough había criticado durante años el juego sucio del Leeds. Con unos jugadores aún fieles a su anterior entrenador el Leeds solo logró una victoria en las primeras seis jornadas llevando al despido del técnico. En su despedida Brian soltó su mítica frase de “Hoy es un día espantoso… para el Leeds United“. Solo le faltó decir que iba a ser un día maravilloso para un pequeño equipo llamado Nottingham Forest. 
Fotograma de la película The Damned United que narra la trayectoria de Clough desde el Derby hasta el Leeds.
 Tras su fracaso en el Leeds (inmortalizado en el libro y posterior película “The Damned United“, la cual recomiendo), Clough fichó por el modesto Nottingham Forest de la Segunda División. Tras dos campañas en donde logró la permanencia en su primer año, y un octavo puesto en el segundo, Peter Taylor volvió a formar equipo con Clough y donde juntos lograron el ascenso a Primera. En su regreso a la Primera División, el Nottingham, que hasta ese día solo tenía una FA Cup en su palmarés, logró un legendario doblete de Liga y Copa de la Liga, tras derrotar al Liverpool en ambas competiciones. Clough había logrado el milagro de hacer ganar la Liga a un recién ascendido, pero eso no acabó ahí, ya que el Nottingham se proclamó campeón de Europa por dos veces consecutivas, convirtiéndose así en el único equipo que tiene mas Copas de Europa que Ligas en su palmarés. En ese espacio de tiempo el Nottingham logró ganar una Supercopa de Europa ante el Barcelona, otra Copa de la Liga, y un subcampeonato liguero. Por desgracia la relación entre Taylor y Clough volvió a deteriorarse y en 1982, Taylor firmó como técnico del Derby County. 
 
Sin Taylor el Nottingham no logró igualar los éxitos pasados, aunque si pudo llevar a sus vitrinas una nueva Copa de la Liga. El Forest poco a poco se fue hundiendo al igual que su entrenador que acabó cayendo en el alcoholismo. En la temporada 92-93 el Nottingham volvió a descender a Segunda y Brian Clough decidió poner punto y final a su carrera. Brian murió en 2004 por un cáncer de estómago y su funeral fue realizado en el Pride Park Stadium, en el estadio del Derby County donde mas de 14.000 le rindieron homenaje. Como tributo a su carrera el tramo de carretera que une las ciudades de Nottingham y Derby pasó a llamarse Brian Clough Way.A día de hoy, Brian Clough es considerado por muchos el mejor entrenador británico de la historia. 
 

Para acabar quiero que los lectores seas parte de esta sección y que mandéis a la cuenta del blog @YOsiSEdeFUTBOL o a la mía personal, @Arteaga_ShowOff, sugerencias de lo queréis ver en estar sección. Podéis pedir que hablemos de equipos, entrenadores, jugadores, partidos o lo que queráis, pero que el tema principal del artículo se centre en una fecha anterior al 2007. Saludos.