Hoy a las 22:00, Cornellá-El Prat acoge uno de los partidos más igualados de la jornada. Tanto Espanyol como Athletic pelearán por dormir en una plaza de Champions League esta noche. Ambos equipos han comenzado de forma brillante la temporada y tendremos espectáculo garantizado. He aquí un breve comentario de ambos conjuntos:

RCD Espanyol: Los «periquitos» comienzan esta temporada de una manera totalmente distinta a la de la temporada pasda. Tras la llegada del técnico mexicano Javier Aguirre, los de Barcelona no han hecho más que progresar tanto en juego como en pegada. Tras cuatro encuentros disputados, el Espanyol está en el selecto club de equipos invictos hasta el momento. Es dificil hacerles un gol a los blanquiazules, y esto les está ayudando a la hora de puntuar.
Athletic Club: Ernesto Valverde y las nuevas incorporaciones han dado un giro de 360º al conjunto vasco. Un equipo más jóven y de gran calidad se siente con opciones de poder pelear por uno de los puestos europeos. En el estreno de San Mamés demostró que es un equipo con el que ha que estar atento en todo momento. Llegan muy bien al área rival, pero les cuesta definir. Aduriz será el encargado de finalizar hoy las ocasiones.
Hay que prestar atención a…

ANDER HERRERA: Tras un final de verano agónico, el ex del Real Zaragoza estará por lo menos hasta el mercado invernal en Bilbao. El mediapunta quiere pelear por un puesto para el Mundial de Brasil 2014, y la zaga local tendrá que prestarle especial atención. Destaca por su visión de juego y por sus precisos pases en profundidad.

KIKO CASILLA: La temporada pasada el guardameta camerunés Kameni abandonaba las filas del Espanyol, por lo que Javier Aguirre hizo debutar al canterano de «la fábrica» madridista. Un comienzo de campaña irregular le hizo perder la titularidad en varios enfrentamientos, pero la recta final de la pasada campaña le hizo ganarse el puesto. Muy seguro en el juego aéreo, al Arhletic le costará generar oportunidades en los centros al área.
Elaborado por Andrés Basurto (@llorentebasurto).