Orgullo es lo único que me sale decir de este equipo. Esta vez no pudo ser pero estoy convencida que la segunda Champions llegara pronto. Budapest, la otra final perdida, supuso una mejora para este equipo. Con Turin pasará lo mismo. La capitana del FCB Femenino, Alexia Putellas, justo acabar el partido ya dijo que había que mejorar en la rapidez del juego. Es un orgullo para el fútbol femenino español, que hayan quedado subcampeonas de Europa. 

Para perder la final hay que llegar y el FCB Femenino llegó como un equipo donde hizo una fase de grupo impecable, derrotó al Real Madrid y al Wolfsburgo, rompiendo en dos ocasiones el récord mundial de público en el Camp Nou.

Dos goles muy tempranos del Lyon trastocó los planes del Barça, que durante buena parte de la primera parte no supo jugar como nos tiene acostumbrados. Aunque en la segunda parte, con varios cambios, el FCB Femenino  reaccionó y tuvo más ocasiones y más posesión. Lo intentaron, aunque estuviera muy dificil, hasta el pitido final.

Muchas jugadoras con el final se llevaron las manos a la cara, brotaron las lágrimas, se les escapó la Champions frente a un gran equipo como el Lyon, ganador de 8 Champions. Este equipo ya ha ganado en muchos equipos, el desplazamiento masivo a Turín nunca se ha visto en el fútbol femenino. Este equipo ha enganchado a mucha gente, no solo gente joven y eso hace grande este deporte.

Este equipo tiene todavía en juego un título, la Copa de la Reina, que se jugará la semana que viene en Madrid. El objetivo, estoy segura, que la temporada que viene, estoy convencida que volverán a la final. El fútbol le debe mucho a este equipo, el FCB Femenino. Este equipo ha llegado tres veces a la final en cuatro años. Son números increíbles.

Esta derrota duele, pero les hará más fuertes y mejores. VOLVERAN.